¿Por qué no casarse en viernes? Sí, has leído bien, aunque estemos acostumbradas a que las bodas se celebren en fin de semana, sobre todo en sábado. Ahora son muchas parejas las que eligen los viernes para casarse o para hacer la preboda. Casarse en viernes o en domingo no son las prácticas más comunes, aunque cada vez van ganando más adeptos por diferentes razones.

Una boda diferente… ¡Todos los días son para casarse!

Y es que aunque nosotros tengamos ahora en nuestro ideario que el sábado es el día oficial para dar el “sí, quiero”, hace unos años los novios preferían el domingo para pasar por el altar. ¿A qué se dubo este cambio? Sobre todo porque si te casas en sábado tus invitados tendrán un día después para recuperarse antes de volver al trabajo. Ya sabemos que las fiestas de las bodas se pueden alargar cada vez más hasta el día siguiente. Pero ahora aún los novios van un paso más allá, y son cada vez más los que eligen el viernes para casarse.

Jeremy Wong Weddings - Unsplash

Imagen: Jeremy Wong Weddings vía Unsplash.

Hoy en día casarse en viernes vuelve a ser habitual, por diferentes razones ventajosas que te explicamos a continuación. Los viernes son días con menos demanda que los sábados, por eso os resultará más sencillo elegir la fecha que más os interese para casaros. Además, tendréis más probabilidades de que vuestros proveedores preferidos estén disponibles. ¿No os parecen todo ventajas? Además, una de las principales ventajas de casarse en viernes es que los precios son mucho más competitivos. Al no haber tanta demanda, en viernes podrás beneficiarte de numerosas ofertas, descuentos o packs.

Una de las desventajas es que la mayoría de invitados lo tendrán más difícil para poder acudir al trabajo por cuestiones de trabajo, aunque mucha gente también trabaja en sábado, y por eso los novios ya no tienen tan en cuenta ese detalle y esperan que sus invitados hagan el esfuerzo de pedir el día libre para poder acudir a su unión.

Imagen-cabecera: Landy vía Unsplash.